Leica M monochrom


Pese a que los primeros rumores en torno a una Leica concebida sólo para fotografía en blanco y negro fueron recibidos con lógico escepticismo, la puesta en escena de la ya oficial M Monochrom (y no M9-M, como se había especulado) ha zanjado toda duda al respecto. En efecto, la última cámara de esta exclusiva gama lleva integrado un CCD de formato completo y 18 megapíxeles que sólo puede trabajar en blanco y negro.

 

Leica M Monochrom


Esta nueva Leica M calca la mayoría de especificaciones de la M9 original y apuesta por el diseño más discreto de la M9-P (en la que desaparecía el característico logo rojo del frontal), pero marca diferencias con este singular captor monocromático. No es la primera vez que una firma apuesta por una cámara digital para fotografía en blanco y negro: hace más de una década Kodak hacía lo propio con la DCS 760m, y a día de hoy el respaldo digital Phase One Achromatic+ también ofrece esta opción.

 

Leica M Monochrom


La clave está en eliminar el filtro de color RGB que usan la inmensa mayoría de cámaras, prometiendo a cambio unas imágenes en blanco y negro con mayor nitidez y rango dinámico. En este sentido, desde Leica se apunta que la M Monochrom es capaz de alcanzar con solvencia una sensibilidad máxima de 10.000 ISO.

Por lo demás, la nueva cámara no registra cambios en su hoja de especificaciones respecto a las otras dos citadas versiones. Pese a que en su momento se especuló incluso con la desaparición de la pantalla LCD, finalmente esta M Monochrom sí incorpora un monitor de 2,5 pulgadas y 230.000 puntos.

Recién anunciada durante un evento organizado por Leica en Berlín, se desconoce por ahora su precio para el mercado español, si bien la división británica de la compañía ya ha situado esta cifra en algo más de 6.100 libras (unos 7.600 euros).